Foros de discusión
Autor Mensaje

<  Vuestros relatos  ~  El misterio de los elementos. (Por Lady_gota_oscura)

lady_gota_oscura
Publicado: Mie Jul 21, 2010 6:14 pm Responder citando
Forero komoriano empedernido Registrado: 07 May 2010 Mensajes: 1426 Ubicación: En las profundidades del oceano, donde nadie me ve
Llevo en este proyecto unos meses sin decidirme como seguir, al final me puse y salio esto.
Lo voy a poner por partes de capitulos, asi cada capitulo estara dividido en varias partes.(Menos el prologo)
Espero q os guste mucho!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Prologo

La cancion de la verdad


Era de noche y el viento era cada vez más fuerte, las hojas de los árboles susurraban la misma canción de todas las noches, pero esta vez era más triste. Entonada también por las estrellas, la canción enmudecía hasta el último de los grillos. Estaba claro, todos ellos lo sabían, esta era La Noche, la noche en que todo iba a cambiar, todas y cada una de sus vidas.
Se oyeron murmullos, todos y a la vez nadie estaban preparados para esto. Todos los murmullos fueron acallados por una voz sabia y valiente.
-No temáis, hoy es nuestro día- Gritó la voz segura de sí misma.
La voz fue aclamada por la gente que le rodeaba y por la canción, que después de esas palabras, fue coreada, no sólo por las estrellas y las hojas de los árboles, sino por la gente que esperaba el momento. Niños y niñas, padres y madres, toda la gente allí presente empezó a entonar la canción, que tiempo más tarde fue nombrada La Canción De La Verdad.
Las caras de la gente que entonaban la melodía, mostraban una expresión aterrada. La gente sentía miedo, los niños pequeños empezaban a llorar, las madres agarraban a sus hijos como si tuvieran miedo a pederlos y los padres ocupaban sus puestos para estar preparados cuando Él diese la señal.
Todo acabó tan rápido como empezó y la gente ocultó de por vida el hecho de que eso hubiera ocurrido. Todo terminó en un secreto, en un doloroso secreto.



Ultima edición por lady_gota_oscura el Lun Jul 26, 2010 6:46 pm, editado 2 veces

_________________
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
lady_gota_oscura
Publicado: Jue Jul 22, 2010 9:10 pm Responder citando
Forero komoriano empedernido Registrado: 07 May 2010 Mensajes: 1426 Ubicación: En las profundidades del oceano, donde nadie me ve
xfavor, comentad, que me quedo sin ilu!

Bueno, aqui va la parte 1 del cap 1



Capítulo 1 – Magia

Parte 1- Ellas


Se levantó sobresaltada, miró el reloj digital que había sobre su mesita de noche y vio que ya eran las 8:25 de la mañana. Sentía que se le iba a salir el corazón del pecho, normalmente ella salía a las 8:30, solo le quedaban 5 minutos. Corrió al cuarto de baño, se quitó el pijama y se puso el uniforme. Desayunó corriendo el chocolate caliente y las magdalenas. Volvió a mirar el reloj para ver si todavía le quedaba tiempo para lavarse los dientes, pero ‘desgraciadamente’, ya llegaba tarde, eran las 8:33.
Salió de su habitación-piso, cerró con llave la puerta y llamó a la puerta del ascensor que conducía a los otros dos pisos, éste tardo un poco, y como siempre, nada más meterse, le dio al botón equivocado.
Toda esta serie de mala suerte de repetía todas las mañanas, y como siempre, llegaba un pelín tarde al colegio.
-Señorita… Alaia Strepovitch Belingown, llega tarde… otra vez más- Le reprimió el profesor de Escritura Antigua. Alaia odiaba la clase de ‘escri’ y por más que se empeñaba en prestar atención se terminaba distrayendo con cualquier tontería.
Las clases terminaron y Alaia volvió a su casa cansada y soñolienta, odiaba los deberes, y a veces se le olvidaba hacerlos, cuando eso pasaba, siempre se le ocurría una excusa de lo más… original.
______________________________________________

Alaia era una niña de trece años, con el pelo rubio largo y ligeramente ondulado. Tenía los ojos azules como la tormenta en un día de verano y sus mechas oscuras la hacían muy peculiar, pues no era normal tener diferentes tonos de color en el pelo.
Su tez era morena con pequeños lunares muy dispersos por el cuerpo.
Siempre llevaba pendientes de dos colores diferentes porque le gustaba marcar la diferencia. Cuando tenía que elegir un mineral, siempre escogía la amatista, se podría decir que era su mineral preferido. Y cuando se trataba de un color, sus favoritos eran: el negro, el blanco y el violeta.
Alaia vivía en Ixik, un pueblecito a las afueras de la ciudad Malva, en una villa de tres pisos, tenía mucha suerte de que solo tuviera un hermano, así podía tener la planta mas alta para ella sola en la cual había un baño, su habitación, una sala de juegos y un amplio balcón con un pequeño invernadero.
Solía ir a la escuela los lunes, los martes, los jueves y los viernes por la mañana. Hoy empezaba su día favorito: el miércoles, con lo cual estaba en casa, hablando, como siempre, con sus amigas Yanna y Eore, y como siempre intentando quedar con ellas.
-Y… ¿no puedes quedar el viernes por la tarde? Y ¿el sábado por la mañana o por la tarde...?- Preguntó desesperadamente a Yanna.
-Ya te he dicho que no... Alaia. ¿Es que no lo entiendes? Tengo que ir a sembrar con mi familia un bosque de ayupis.- Respondió Yanna.
Yanna era una muchacha bastante alta para su edad, que era la misma que Alaia. Tenía el pelo moreno con mechas ligeramente rubias. Los ojos, los tenía azules como el cielo nocturno y la parte central, rodeando al iris, blanca, como un eclipse lunar. Tenía la tez pálida y no llevaba pendientes, porque le parecían incómodos. Solía tener preferencia por el cuarzo, al elegir un mineral.
- ¿Y no me puedo ir contigo?-Volvió a preguntar Alaia.
- Se lo puedo preguntar a mis padres pero no te prometo nada. ¿Vale? bueno, pues espera.-... -Dice mi padre que sí, pero te tendrás que levantar muy pronto porque vendremos a recogerte a las siete de la mañana. ¿Vale?
-¡Genial! Muchas gracias Yanna, me has librado de un día de limpieza primaveral. ¡Mi madre me dijo que no me iba a librar, pero aquí estás tú al rescate!
- ¡Pero si estamos en pleno invierno!-Dijo Yanna.
- Eso mismo le dije yo, pero me respondió que eso no importaba, ¡ja!, eso no se lo cree ni ella. Seguro que lo que quiere es que ordene mi habitación y que esté reluciente.-
- Si, seguro que es eso.-
- Bueno hasta mañana, que mi madre y mi padre me están regañando, adiós –
- Adiós, hasta mañana – dijo, y se cortó la conversación mental.
___________________________________________________________

- Siempre estando despierta hasta muy tarde, sabes que mañana tienes escuela.– La regañó su madre
- Mama, el sábado he quedado con Yanna y con su familia para plantar un bosque de ayupis y… tranquila mama, van a venir a recogerme a las siete de la mañana. Ya esta todo planeado. –Dijo Alaia orgullosa de sí misma.
- Y ¿Cómo te las arreglas para hablar con ella?, en serio no lo entiendo –
- Mama, sincerándonos. Tú no entiendes nada de la adolescencia, ya la has pasado…- Dijo en tono burlón.
-Bueno, basta de tonterías, vete a la cama que mañana tienes un día muy largo - le dijo su madre


--------------------------------------------------

Luego pondré la 2ª parte- Misterios.

COMENTAD!! Acepto opiniones


Ultima edición por lady_gota_oscura el Mar Jul 27, 2010 11:14 pm, editado 3 veces

_________________
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Arantxa
Publicado: Jue Jul 22, 2010 11:05 pm Responder citando
Hablo en Zalil todos los días Registrado: 21 Ene 2008 Mensajes: 1660 Ubicación: tercera nube a la derecha de la aurora boreal
esta bastante bien aun deberias marcar d alguna forma los salto de tiempo o espacio por ejemplo:

_________________________________

o sino

o0o0o0o0o0o0

_________________
Vivimos como soñamos: solos

(joseph conrad)

Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
lady_gota_oscura
Publicado: Vie Jul 23, 2010 10:41 am Responder citando
Forero komoriano empedernido Registrado: 07 May 2010 Mensajes: 1426 Ubicación: En las profundidades del oceano, donde nadie me ve
Gracias, vale.

Aqui está la segunda parte:

Cap 1 - Magia

Parte 2 -



- Hola, Eore. ¿Que tal? – Saludó Alaia al entrar por la puerta del colegio.
- Hola Alaia, bueno… ¿y tu? – dijo Eore algo pensativa.
Laivynne era una joven de trece años de edad, tenía el pelo castaño liso, el flequillo que se había cortado tiempo atrás, ahora le cubría parte de su perfil izquierdo. Los ojos eran verdes-castaños, como un volcán visto desde arriba. Cuando se trataba de elegir su mineral preferido lo tenía claro, el Ojo de Tigre.
- También.
- Oye, yo también voy a ir a plantar con vosotras el sábado.- dijo contentísima
- ¡Es genial!-Dijo ella.- Y ¿Cómo es que sabes que nos íbamos a plantar? – Pregunto con cara interrogante.
- Ayer estaba en casa de Yanna, y cuando me lo dijo, me invitó porque pensó que a mi también me apetecería. –
- ¡¿Cómo?! , te vas a casa de Yanna ¡¿y no me contáis nada?! – le espetó.
- Oye, no eres mi madre, ¡no tienes por qué saberlo todo sobre mi ni saber todo lo que hago! –
- Lo siento, es que no soporto que estés tanto tiempo con ella y no conmigo… Perdón, no se controlar mis celos. – Dijo a punto de llorar.
- Ya lo sé, sé que no es culpa tuya pero debes intentar controlarte un poco – Dijo intentando consolarla.
-Gracias, sé que es difícil soportarme –
- ¡Que va!, si lo difícil es aguantar a Yanna, eso no es nada comparado contigo, jajaja – Dijo entre carcajadas.
Alaia la acompañó hasta clase y cada una se sentó en su sitio.
La clase pasó como cualquier otra y Alaia prestaba atención como siempre. No solía distraerse en clase de tecnología.
Yanna, Alaia e Eore coincidían en clase de tecnología como en todas las demás porque se habían puesto de acuerdo en ir a las mismas clases. En tecnología, estaban aprendiendo como construir un ordenador y un visualizador interno, y como era muy difícil y le gustaba mucho, requería bastante atención.
Cuando llegó la hora del descanso empezaron a hablar sobre sus cosas, de repente Alaia oyó algo en el cielo, miró hacia arriba y se quedó pasmada. Las demás se extrañaron y miraron, a su vez, al cielo. Había un grupo de gaviotas volando en círculos como si esperasen algo importante, poco a poco llegaron más y más grupos y se unieron al círculo. Estuvieron mirando al grupo de gaviotas un largo rato pero un sonido muy desagradable les impidió seguir mirando.
- ¡Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!- Sonó el silbato de Anta, la profesora de gimnasia.- ¡Venga chicas, que se os va a engordar el trasero, a las filas!- Las chicas bajaron la mirada. Ella era rechoncha y demasiado cuadrada para ser una chica. Ni siquiera un loco se casaría con ella debido a su mal genio y a su mala educación.
- Que mal me cae esta profesora. – Dijo Alaia a sus amigas. Yanna la miro con cara de ironía.
- Alaia, a ti te caen mal todos los profesores. – Eore y Yanna empezaron a reírse.
- No tiene gracia, todos me tienen manía. – y Alaia empezó a hacer pucheros.
- Venga, que era broma – Le dijo Yanna intentando disimular su risa.
- Bueno…, vale, pero daos prisa que toca ‘Escritura antigua’. ¿O acaso querréis hacer que se enfade el profesor porque hemos llegado tarde?, que por muy bromista que sea, cuando se enfada ... –
- ¡Es verdad!, ¡CORREEEEED! – Gritó Eore.
Volvieron a las clases y, por suerte, no habían empezado todavía. Siguieron su rutina diaria como si no hubiera pasado nada, pero estuvieron reflexionando toda la clase sobre lo que habían visto en el descanso, estuvieron tan inmersas en sus pensamientos que cuando el profesor les preguntó la lección del día anterior, no supieron qué responder. El profesor no se sorprendió de que Alaia no se lo supiera, porque nunca estudiaba, pero sí le sorprendió que Yanna e Eore no se lo supieran Era muy extraño, pues las dos tenían muy buenas notas.
Las clases terminaron y volvieron a sus casas. A Alaia le gustaba pasar las horas entre las plantas de su querido invernadero, hasta la cena. Se podría decir que era su lugar favorito de toda la villa.
Entró en su invernadero y se sentó en la silla de mimbre que había allí para poder observar todas y cada una de las delicadas y robustas plantas. Al pasear la mirada por una fila de plantas tropicales ¨ especiales ¨ se dio cuenta de que había una con la flor seca. Preocupada, se acercó para verla de cerca, miró a los lados del invernadero asegurándose de que no había nadie y pronunció unas palabras seguidas de un ligero toque con las puntas de sus dedos. Al instante, la flor de la planta que antes había estado seca, ahora deslumbraba con un vistoso color rosa fucsia mezclado con ligeros lunares de color azul zafiro.
Alaia estaba orgullosa de su trabajo, no era la primera vez que hacía eso, pero era una de sus mejores obras de arte. Ese tipo de plantas tropicales solo existían en su pequeño invernadero y todo gracias a un simple hecho llamado… Magia. No es que ella fuera una maga, un hada o lo que fuera, simplemente tenía un don con la magia y con lo desconocido, sobre todo con lo referente al agua y a la vida. Pero Alaia no era la única con ese don, el don también se presentaba en Yanna e Eore, de una manera distinta a la de Alaia. En Eore se presentaba de manera instantánea, como una chispa de fuego que luego se estabilizaba. En cambio, en Yanna se presentaba al principio, de manera tranquila y lenta como una brisa de aire, pero existía un momento en el que podía desatarse, como una tormenta, así que había que mantener con cuidado las distancias cuando Yanna quisiese emplear su magia.
Alaia estaba tan inmersa en su orgullo que no se enteró de que su madre la había llamado mil y una veces para cenar, y que ésta estaba tan harta que había decidido entrar en su querido invernadero protegido por tres candados electrónicos con un código cuidadosamente guardado en un lugar secreto. Obviamente, Mackeila, la madre de Alaia, no pudo entrar y no paraba de golpear la puerta, ésta se abrió al teclear unos códigos, y Alaia descubrió detrás, a una Mackeila enfadada.
- ¡Ups! Se me olvidó la cena…- Dijo Alaia intentando buscar las palabras más correctas para que su madre no se pegara un rebote.
- ¡Siempre se te olvida todo!- Le repuso su madre, con un tono más tranquilo.
- Ya lo sé…
- Bueno, ¿Y si vamos a cenar?, si tardamos mucho, la cena se va a enfriar- Dijo su madre acompañando a Alaia a la puerta del ascensor. Ésta la siguió a regañadientes y bajaron al primer piso y cenaron todos juntos; Alaia, Mackeila, su padre, Akeil (su hermano) y Stella (la novia de su hermano).
Cuando terminaron de cenar, Alaia subió a su piso y se encerró en su cuarto. Solía hacerlo cuando escribía sus queridas novelas, dibujaba u otras tantas cosas que le gustaba hacer sin que nadie la viese.
Ese día, le dio por cantar una de sus canciones preferidas. La canción en sí no tenía letra, pero Alaia había compuesto una para esa canción. Su nombre era La Canción de La Verdad.
Poniéndose el pijama, empezó a cantar distraídamente la canción.


-------------------------------------

Ya está, luego colgaré el 2º capítulo!


Ultima edición por lady_gota_oscura el Mar Jul 27, 2010 1:54 pm, editado 2 veces

_________________
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
lady_gota_oscura
Publicado: Lun Jul 26, 2010 6:20 pm Responder citando
Forero komoriano empedernido Registrado: 07 May 2010 Mensajes: 1426 Ubicación: En las profundidades del oceano, donde nadie me ve
Capítulo 2 – Temores

Parte 1 - Preocupaciones


- Eore, ¿me oyes?, venga… responde…- Dijo Alaia impacientándose.
Al cabo de unos minutos apareció el holograma de Irina con cara de disgusto.
- ¿Qué quieres?, casi me das un infarto, ¡son la cuatro de la mañana!- Eore estaba cansada, tenía unas ojeras muy marcadas y Alaia se dio cuenta.- Espero que las razones de tu llamada sean más que suficientes para que no me enfade.
- Veo que has dormido igual de bien que yo.- Dijo Alaia irónicamente y haciendo caso omiso de sus palabras. Eore calló para después asentir con la cabeza.
-Sí…- Admitió- No sé, últimamente duermo fatal, y además con lo del otro día…
-Ya lo sé, te entiendo. A mí me pasa lo mismo, quizá tus razones no sean las mismas que las mías, pero me da la sensación de que tienen algo en común…-Reflexionó
-Yo también lo creo, pero quizá nos estemos precipitando, quizá lo de las gaviotas no sea nada del otro mundo. Me refiero a que a lo mejor, no es nada importante para nosotras.
- Fuera lo que fuese, tengo que averiguarlo. Me pregunto si Yanna está pasando por lo mismo que nosotras…

_________________________________________________


Iba caminando por el bosque, el bosque donde pasaba todas las noches. Miró a los lados dejándose llevar por la belleza de los árboles, cuando oyó un aullido que la hizo estremecerse y un escalofrío le recorrió la espalda.
No sabía que hacer, ¿Esconderse?, no…la encontraría gracias a su olfato; ¿Correr?, no… los lobos son más rápidos que las personas, se cansaría y la atraparía.
Tenía la cabeza llena de preguntas que no tenían respuesta y que poco a poco iban venciéndola.
Antes de caer rendida al mareo, vio la silueta de un caballo con su jinete que desmontaba para socorrerla.

Cuando se despertó, se dio cuenta de que estaba en medio de una sala. Al asomarse a la ventana se fijó en que estaba varios pisos por encima del patio de lo que parecía ser un palacio.
- ¿Dónde estoy?- Preguntó aturdida.
Para sorpresa de la muchacha, una voz a sus espaldas le respondió.
- En mi palacio. - Dijo orgulloso.- Yo te salvé, los laetanos casi te descuartizan.
- gra-gracias…ehmm… - empezó a decir, pero se dio cuenta de que no sabía su nombre.
-Azhur, Soy el príncipe Azhur de los siete valles.- Dijo el joven. Azhur era un muchacho bastante musculoso de unos 19 años de edad, era castaño y tenía el pelo semi-largo con una mecha a un lado, que le cubría parte de la frente. Llevaba una camisa negra con los cuatro botones superiores desabrochados dejando a la vista sus pectorales bien trabajados y unos pantalones negros - Y tú eres…
- Ehmm… Kania, soy Kania. Encantada, Príncipe Azhur de los siete valles- Kania le tendió la mano esperando un apretón de mano, pero en vez de eso, el joven Azhur le besó la mano.
Kania era una chica de aproximadamente 15 años, su tez pálida contrastaba con su cabello rizado castaño de color chocolate. Sus ojos eran grises y muy expresivos. Levaba una caisha negra que le llegaba hasta los pies, una caisha era una especie de túnica de seda que tenía los hombros descubiertos y las mangas de los brazos anchas.
- El placer es mío, y llámame Azhur, sólo Azhur. - Titubeó un momento para luego seguir -. Por cierto, este será tu cuarto, en ese armario tienes ropa, yo ahora me voy a ir para que te puedas cambiar. Déjame que te dé un consejo, el negro no te va bien, te va mejor el verde, en el armario tienes todo lo que necesitas. Si quieres verme, sólo tienes que decírselo a Amara, ella será tu doncella- Dijo mostrando a la chica que estaba en la puerta con el vestido gris. Era rubia con el pelo liso recogido en un moño chino que dejaba ver sus orejas puntiagudas y su tez pálida hacía destacar sus ojeras- Lo siento, pero me tengo que ir. ¿Amara, serías tan amable de enseñarle el palacio cuando termine de cambiarse?
- Por supuesto, mi señor.- Respondió Amara.
Azhur se despidió de Kania con otro beso en la mano y se fue. Mientras Kania se cambiaba, tuvo tiempo de examinar lo que sería su cuarto mientras estuviese allí. La sala tendría unos cincuenta metros cuadrados, las paredes eran blancas, al igual que los muebles y el suelo era de madera.
Se fijó también, en que, como bien había dicho Azhur, en el armario, había de todo: Pantalones, faldas, camisas, ropa interior, zapatos… Incluso había una caisha como la que había llevado antes, pero ésta era verde, al igual que toda la ropa que había en el armario.
- Kania…, ese es tu nombre, ¿verdad?- Preguntó tímidamente la doncella. Kania asintió con la cabeza.- Es un nombre precioso.
- Si, la verdad es que me gusta mucho. Oye, ¿Puedo preguntarte una cosa?
- Sí, por supuesto, estoy aquí a tu servicio.
- ¿Qué haces aquí?, tú no deberías trabajar, no pareces más mayor que yo.
- Te equivocas, ¿es que no te has fijado? - Dijo tristemente -. Mira mis orejas, mi piel. Yo no soy humana…

_________________
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
irene
Publicado: Mar Jul 27, 2010 3:18 pm Responder citando
Vampiro órdago Registrado: 16 Ene 2010 Mensajes: 446 Ubicación: A saber... nunca fui buena leyendo mapas que te llevan más allá del arco iris.
que picante!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

que guay, es muuuuuuuuuuuuuuu chula

sige escribiendo

_________________
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
fernando3
Publicado: Mar Jul 27, 2010 3:26 pm Responder citando
*^-=( KoMoRi·FAN·Nº01 )=-^* Registrado: 02 Jul 2010 Mensajes: 2477 Ubicación: Depende de con que ordenador me conecte.
¡esta muy bien!Pero nada mas leer el titulo del tema pense una cosa:El tema de los elementos esta ya un poco repetido por muchos autores...Pero esta claro que con buenos personajes y buenas historias y conexiones el tema de los elementos puede cambiar y ser algo mas original...¿Quien sabe? Quizas tu cambies este tema a algo nuevo y algo mas de moda...Nunca se sabe.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
lady_gota_oscura
Publicado: Mar Jul 27, 2010 3:44 pm Responder citando
Forero komoriano empedernido Registrado: 07 May 2010 Mensajes: 1426 Ubicación: En las profundidades del oceano, donde nadie me ve
Parte 2 – La verdad de Amara



Las palabras que había pronunciado Amara rebotaron en su cabeza como un rayo, ¿como podía ser eso posible?
- Pues no parece que seas una quimera, un hada, o una… elfa…- Entonces Kania entendió que su doncella era una elfa.- ¿Pero eso que tiene que ver con la edad?
- Mucho, la apariencia de los elfos es muy distinta a su edad. Ahora, ¿Cuántos años dirías que tengo?- Preguntó sabiendo que Kania se equivocaría.
- Pues de apariencia diría que tienes unos 16 años, pero sabiendo eso de los elfos… no sabría decir exactamente cuantos años tienes.- Admitió
- Pues tengo exactamente… 162 años, es decir que tengo edad más que suficiente para trabajar.- Concluyó Amara. Kania se quedó perpleja y no pudo evitar poner una cara de asombro.
- Pues te conservas muy bien…
- Gracias.- Dijo dedicándole una sonrisa -.
Después de cambiarse, Amara le presentó el palacio de Azhur, éste seguía sin aparecer y Kania quería preguntarle muchas cosas que Amara no sabía responder.
Amara parecía simpática y era muy energética. Los días pasaban y cada día aprendía más cosas sobre ella. Al cabo de unos días, la relación establecida de doncella e invitada, cambió a amistad y todos los días las veían contándose secretos
- Oye, ¿Por qué sigues viviendo aquí y no vuelves a tu casa?
Kania no pudo disimular su tristeza y se le escapó una lágrima, que por desgracia, Amara no vio.
- Si pudiese irme, me iría, pero no puedo.
- ¿Por qué? En este momento, tu familia te estará esperando.- Amara seguía sin comprender y cada vez hacía la herida más y más grande.
Kania perdió la paciencia y gritó con toda su alma, estaba dolida, dolida porque Amara no entendía que no tenía familia.
- Porque… no tengo familia – Dijo más tranquila.- Murieron cuando tenía apenas 3 años.
Amara se quedó sin palabras, su mejor amiga era huérfana y ésta no se lo había dicho hasta entonces.
- ¿Por qué has tardado tanto en decírmelo? Tarde o temprano lo tenía que saber…
Kania bajó la cabeza avergonzada.
- Porque pensé que no era necesario. ¿Crees que esto va a cambiar nuestra amistad? No, claro que no.
- No cambiará nuestra amistad, pero así te entenderé mejor, y cuando estés triste podré ayudarte y consolarte. Porque para eso estamos las amigas.- Kania la miró y sonrió, tenía la mejor amiga que jamás se podría haber imaginado y no se había dado cuanta hasta en ese momento, Kania se sentía avergonzada de no haber confiado en ella al principio.
Las dos amigas se abrazaron y perdonaron mutuamente, y sellaron un pacto: El trato consistía en que tenían que confiar ciegamente la una en la otra sin poner en duda su amistad.


Ultima edición por lady_gota_oscura el Lun Ago 30, 2010 9:31 am, editado 2 veces

_________________
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
AnItA
Publicado: Dom Ago 01, 2010 1:00 pm Responder citando
Hablo en Zalil todos los días Registrado: 25 Jul 2009 Mensajes: 1678 Ubicación: cuando crees que me ves cruzo la pared, hago chas y aparezco a tu lado
Me encantaaaaaaaaaaa, sigue porfiiii Very Happy Very Happy

_________________

Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
lady_gota_oscura
Publicado: Jue Ago 05, 2010 6:20 pm Responder citando
Forero komoriano empedernido Registrado: 07 May 2010 Mensajes: 1426 Ubicación: En las profundidades del oceano, donde nadie me ve
pues lo siento, hasta dentro de una semana no podre xq estoi en la playa asiq xau! bss

_________________
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
fruitlapassion
Publicado: Mar Feb 22, 2011 2:04 am Responder citando
Kualkum Registrado: 20 Dic 2010 Mensajes: 252 Ubicación: en un lugar mas alla del infinito
woaoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Shocked

Aun no salgo del asombro....que fantastica historia sigue plisssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss Very Happy

_________________
La mirada melancólica encierra la más grande de las bellas tristezas.



Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Yahoo Messenger MSN Messenger
lady_gota_oscura
Publicado: Jue Feb 24, 2011 10:56 pm Responder citando
Forero komoriano empedernido Registrado: 07 May 2010 Mensajes: 1426 Ubicación: En las profundidades del oceano, donde nadie me ve
y porfiiiin me desbloqueeee!! jajaja porfiin escribii maaas!

espero q os guste:

Capítulo 3 – Apariciones extrañas

Parte 1 – El hombre de negro’


Alaia iba de camino al colegio, sola, como todos los días. Se sabía el recorrido de memoria y no se solía cruzar con nadie. Pero esta vez sentía que alguien la estaba mirando continuamente, como si la estuviesen siguiendo unos espías de esos que salen en las películas de acción.
La sensación de ser espiada era cada vez más fuerte. A veces, cuando se acercaba a lugares con multitud, la sensación disminuía, y Alaia aprovechaba esos momento para sentarse en un banco y mirarse en el espejo que traía en el bolsillo de su chaqueta, para ver si estaba la persona detrás suya, pero desgraciadamente no la veía, y eso la desconcertaba.

Al llegar a la tercera esquina antes del colegio, vio que dos alumnas se acercaban a ella para saludarla, Alaia las reconoció al momento. La más alta de las dos era Larea, llevaba el pelo recogido en una coleta de caballo que hacía destacar sus grandes orejas y sus pendientes de aro rojos. La segunda, Milabi, era bajita y rechoncha, morena de pelo corto con flequillo. Las dos eran simpáticas, pero Alaia no las tenía mucho aprecio. Y aunque no se llevaban muy bien, el hecho de que hubiesen aparecido en ese momento, le sentó muy bien. Porque ya casi ni notaba al “espía” que creía tener detrás.

Cuando llegaron a la puerta del colegio saludó a varios compañeros suyos, con la esperanza de ver a Yanna o Eore, pero tras buscar su señal mental, supo que allí no estaban. Se acercó a la puerta de entrada para pasar, pero una mano la agarró del brazo. Alaia se asustó y giró bruscamente la cabeza azotando con el pelo, la cara de la persona que la tenía sujeta.
Alaia se quedó petrificada. Los rasgos del hombre que la sujetaba, estaban muy marcados por la edad y su tono de piel era anormalmente gris. Parecía hecho de piedra.
La manera en la que iba vestido, también le resultaba extraño. Iba con unos pantalones oscuros ajustados, una camisa y una capa negra.
Lanzó un grito para que la gente la escuchara, pero al mirar hacia los lados se quedó paralizada. Nadie se movía para ayudarla, y el brazo de aquel hombre la tenía tan bien sujeta, que por sí sola, no podría deshacerse de él. Intentó explorar en la mente del hombre, como solía hacer con la gente que no conocía, pero increíblemente, no pudo.
— Conmigo no te servirá ese jueguecito…— Le advirtió el hombre—. Te conozco, mejor que tú misma.
Alaia se estaba asustando cada vez más al oír lo que el hombre acababa de decir. Con el tono que había usado, sería muy posible que fuese verdad...
— Veo que te has fijado en que he parado el tiempo. Ahora, escúchame bien. Sé quién eres, Eiyo, y no voy a dejar que te salgas con la tuya.
— Yo no soy ese tal Eiyo— Le respondió desconsertada.— Y no sé de qué me estás hablando.
Alaia cerró los ojos al sentir unos pinchazos en las sienes. Cuando abrió los ojos, se percató de que el hombre ya no estaba, y de que volvía a estar en la puerta del colegio. Se sentía todavía mareada por lo que acababa de pasar, pero pese a eso, corrió hacia su aula, donde la esperaban Eore y Yanna.
Por suerte no llegó tarde y tuvo tiempo de saludar a sus amigas, pero prefirió guardarse lo del incidente con ese hombre para el descanso.
La clase le pareció muy monotona y larga, y Alaia ardía en deseos de contar lo que había pasado, pero por mucho que quisiese, sabía que este no era el momento adecuado.
Cuando llegó la hora del recreo, bajó corriendo las escaleras, seguida de Yanna y Eore. Se sentaron en el banco más alejado de la gente.
—Bueno, ¿Qué es lo que nos tenías que decir? — Preguntó Yanna
— Pues veréis, desde que salí de mi casa esta mañana, no he parado de notar la presencia de alguien que me observa…
— Eso no es tan raro, suele pasar. — La interrumpió Eore.
— Sí, pero lo que no sabéis, es que antes de llegar al colegio, me encontré con un hombre que vestía de negro, llevaba una túnica. Me cogió por el brazo y sentí el tacto rugoso de piedra que tenía su piel.
— A lo mejor no sabe lo que es una crema hidratante! — Intentó bromear Eore sin resultado.
— No, chicas, esto es muy serio… Paró el tiempo a mi alrededor, y me amenazó, se debió de creer que yo era un tal Eiyo…
— Eiyo… Me suena ese nombre…¿Dónde lo habré oído?


El lugar que la rodeaba era un bosque de sauces, en el cuál había un lago a unos metros de ella. Un cisne negro nadaba plácidamente sobre sus aguas sin ni siquiera inmutarse con su presencia. Se sentía confusa y estaba sola.
Para entretenerse observó un largo rato al cisne hasta ver una silueta que acercaba al lago. Asustada, se escondió detrás de unas rocas altas. La silueta se movia sigilosamente hacia un sauce con las ramas caidas. Empezó a murmurar unas palabras en un idioma extraño, pero de repente aquel fluido de palabras cesó. El extraño dirigió su mirada hacia donde estaba ella. Ella pensaba que no la había descubierto, pero se equivocaba… La silueta empezó a levitar sobrevolando las aguas del lago y se dirigía hacia ella. La chica no sabia si quedarse ahí, por si la silueta no representaba ningún daño para ella, pero reflexionó sobre ello y decidió correr, porque lo menos probable sería que le preguntase: ‘¿Qué tal el día, te lo estás pasando bien?’. ¡No! Seguramente diría: ‘¿Qué haces aquí, extraña?’. Y no precisamente de buenas maneras.
Empezó a correr imaginándose cómo sería la extraña figura que la perseguía, aunque obviamente no podía pensar del todo bien, ya que estaba corriendo como una loca. Tan loca que ni se dio cuentas de que dejaba de pisar el terreno de hierba hasta adentrarse en una ciénaga -asquerosa- de arenas verdosas, que te atraían hacia dentro. La chica, asustada, pensó en esas típicas películas de miedo cuando las arenas movedizas se tragan al protagonista hasta que se muere… ese pensamiento no la animaba mucho así que decidió idear un plan para salir de esas arenas asquerosas y traga-personas. No muy lejos de ahí vio una especie de liana-cuerda que parecía bastante sólida, y a su izquierda había una especie de roca, que parecía que haber estado trabajada por personas por sus bordes lisos y rectos. El problema era cómo llegar hasta la liana y la roca… se puso a pensar como solían pensar los héroes de los libros de aventuras que tanto amaba leer. Un héroe habría sabido utilizar algún objeto para arrastrar la liana hasta donde se encontraba, y luego con un simple lanzamiento de la liana y con un poco de suerte tendría la suficiente puntería como para rodear la roca.
Todo parecía muy fácil en los libros, pero en la realidad todo era bastante…más difícil…Buscó algún objeto pero solo encontró una piedra pequeña, un trozo de raiz de una planta marchita y una rama. Utilizaría esta última para atraer la liana, lo intentó una vez, pero fracasó, a la segunda vez consiguió coger la cuerda pero se resbaló y tuvo que intentarlo una tercera vez hasta conseguirlo. Ahora todavía faltaba tirar la liana con un lazo de los vaqueros de las películas. Tardó un buen rato, pero con la práctica lo consiguió, desgraciadamente, demasiado tarde. Se había olvidado de la sombra que la perseguía. Ahora ya podía verla de frente, cara a cara. Se llevó tal susto que pegó un grito de esos que te ponen la carne de gallina y se tapó la boca con ambas manos, disimulando su expresión de horror.


Se levantó un poco mareada, llevaba con un dolor de cabeza tremendo desde la noche anterior. Fue a la cocina y cogió el termómetro, esperó a que sonara el pitido de éste y miró la temperatura: 39,3ºC. Ahora ya sabía que tenía fiebre… Encontró a su madre en el salón recogiendo sus cosas y pensó en decirle lo que le pasaba.
-Mamá, me duele mucho la tripa, estoy mareada y tengo 39,3 ºC de fiebre. No creo que pueda ir al cole…- Dijo Eore.
- Tranquila, no hace falta que vayas hoy, llamaré al instituto para que lo sepan. Túmbate en la cama y duerme un poco a ver si se te pasa, ¿vale?-Dijo dulcemente- Si quieres, puedo alquilarte una video-reproducción antigua de las que te gustan.
-¡Muchas gracias, mami!- Dijo, le dio un abrazo muy fuerte y se acostó.



SORRYYY por la parrafada... esq me vino la inpiracion.... Rolling Eyes

y preparaos porq todavia qeda un buen cachote! ^^

_________________
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
fruitlapassion
Publicado: Vie Feb 25, 2011 1:24 am Responder citando
Kualkum Registrado: 20 Dic 2010 Mensajes: 252 Ubicación: en un lugar mas alla del infinito
que bueno que te desbloqueaste!!!! Very Happy

_________________
La mirada melancólica encierra la más grande de las bellas tristezas.



Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Yahoo Messenger MSN Messenger
saphira
Publicado: Vie Feb 25, 2011 5:48 pm Responder citando
Forero komoriano empedernido Registrado: 17 Jul 2009 Mensajes: 1404 Ubicación: en mi loco mundo por momentos y en madrid-_-"
esta muuuuuuuuuuuuy interesanteeeee solo le pongo una pega, QUE NOS DEJES CON LA INTRIGA O_O jeje, no seas mala, ¡tienes que seguir!

_________________
los sueños no tienen fecha de caducidad,nunca es tarde para cumplirlos

Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
lady_gota_oscura
Publicado: Sab Feb 26, 2011 12:28 pm Responder citando
Forero komoriano empedernido Registrado: 07 May 2010 Mensajes: 1426 Ubicación: En las profundidades del oceano, donde nadie me ve
Axiass! lo intentare Rolling Eyes y dentro de un ratito escribo otra parte! Wink Very Happy

_________________
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor

Mostrar mensajes de anteriores:  

Todas las horas son GMT + 2 Horas
Página 1 de 2
Ir a página 1, 2  Siguiente
Publicar nuevo tema

Cambiar a:  

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro