Foros de discusión
Autor Mensaje

<  Vuestros relatos  ~  Artashir 1

Ignatius
Publicado: Sab Ene 30, 2010 5:39 pm Responder citando
Castañojo Registrado: 07 Ene 2010 Mensajes: 2 Ubicación: En las oscuras tinieblas....
La acabo de empezar y creo que para terminarla va a tardar xD. Espero que os guste. Es un poco magia, acción y amor. Bueno os la dejo aquí ^^




ARTAHIR


-Lo único que recuerdo es sangre.
El murmullo apagado de la taberna terminó por convertirse en un silencio vacío y mudo que envolvió a los presentes y los obligó a voltear el rostro al osado que había escupido aquellas palabras.
-Mataba sin piedad ninguna. Poco me importaba quien era la persona a la que mataba… Poco me importaba el qué mataba.
Nadie interrumpía al desconocido. Pegaba sus labios contra la jarra y bebía lentamente.
-Los dioses me enviaron para que lo hiciera. Y no pido perdón por ello. Si no hubiera muerte, ninguno de nosotros estaría aquí.
Un hombre robusto, de tez bronceada y cabellos azabaches, al oír las palabras del desconocido, corrió hacía él y se abalanzó con tal brutalidad que partió la mesa en dos. El desconocido se levantó la manga, apuntó su mano contra el hombre y disparó una flecha a la velocidad del viento. La flecha le atravesó la cabeza. El hombre se desplomó en el suelo murmurando palabras que nadie entendía. El desconocido miró a la gente que estaba horrorizada por el acto que acababan de presenciar:
-Un Perzo. Aliados del Demonio. Se reencarnan en humanos. Suelen estar en tabernas o lugares públicos. Si no hubiera estado aquí a tiempo…
El desconocido dejó de hablar.
El tabernero, bajito y gordo estaba boquiabierto con el desconocido.
-Vamos, os he salvado la vida. No me merezco una jarra bien llena.-dijo con ironía
El desconocido esbozó una sonrisa. Cogió una jarra que se hallaba sobre la mesa del tabernero y se sentó sobre una silla con los pies en alto en la mesa. El sombrero que llevaba estaba afilado como el acero de una espada hecha por el mejor herrero del mundo. No se podía ver su rostro ya que el sombrero le tapaba la cara.
El desconocido arrancó la flecha de la cabeza del hombre y la arrojó al fuego.
La gente lo miraba aterrorizada.
-Por cierto, debo de presentarme. Mi nombre es Artashir. Y si….soy un Rothot.
-¡¡Porqué has matado a ese hombre!!-exclamó furioso el tabernero
-¿Es que acaso estas ciego? ¿O tal vez sordo? Ese hombre se me abalanzó sobre mi. Ya os he dicho que es un Perzo. Aliados del diablo. ¿Recordais?
-Si…
-Dame otra jarra, que esté bien llena.
El tabernero cogió con brusquedad la jarra vacía de la que había bebido Artashir y, sudoroso, se giró para agarrar uno de los numerosos barriles colocados en fila sobre la parte interior de la barra, con la intención de llenar el vaso de otra ronda de buena cerveza.
-Eh, tú –lo sobresaltó la voz de aquel que había matado el Perzo.
El tabernero volteó el rostro hacia él con el ceño fruncido.
-¿Qué le ha pasado a tu mano, amigo? –preguntó Artashir señalando con sorna la mano con la acababa de coger la jarra.
El susodicho se tensó considerablemente antes de contestar.
-Es una…
-¿Sabes? –lo interrumpió el Rothot- ¿He dicho ya que a los Perzos les afecta el cristal? –esbozó una irónica media sonrisa- ¿Lo he dicho?
Y, sin darle tiempo a contestar, se quito el sombrero y lo lanzó contra el tabernero. El sombrero le cortó la cabeza sin previo aviso.
Artashir recogió su sombrero, lo sacudió y se lo puso sobre la cabeza.
-Sé desde el principio que esta taberna es de perzos. He visto vuestras reacciones y lo he podido confirmar. Sois todos perzos. Por eso mismo tendré el gusto de mataros…
-Junto conmigo.
Una voz femenina sonó entre la multitud de perzos. Salió de ella y se dirigió hacia Artashir.
-Hola Artashir, cuánto tiempo-dijo la desconocida.
-Sí, la verdad es que si, Vena. O debería decir “V” .
-Llamadme como os guste, Artashir.
-También te han llamado ¿verdad?
-Sí, y supongo que a ti también.
-Pues encomendemos nuestra misión.
Artashir sacó de su capucha una espada con signos escritos en ella al igual que Vena.
-Enséñame lo que has aprendido es estos años “V”
-Te aseguro que no te defraudare.
Los perzos se abalanzaron sobre V.
-No has empezado bien.-dijo Artashir a la vez que clavaba la espada en el cuerpo de un perzo.
-Eso es lo que crees.
El perzo empezó a desintegrarse.
-No me digas que…
-Sí, un hechicero ha puesto magia negra sobre mi espada. Y parece que da efecto.
Artashir cogió una flecha y la incendió con una brasa que había en la chimenea.
-Vamos, salgamos de aquí.
Artahir y Vena corrieron y salieron de la taberna. Los perzos intentaron agarrar a Vena pero esta se defendió con su espada cortándoles las manos. Artashir cogió un arco y colocó la flecha, apuntó hacia los barriles de cerveza y disparó. La taberna explóto con los perzos dentro. Artashir dirigió la mirada hacia Vena y resopló.
-Bueno, para ser una chica no está tan mal.-dijo Artashir
-Sigues igual de machista.
Se montaron en sus respectivos caballos y se adentraron en el bosque.
-¿Qué tal están los demás?
-Bien. Elrond sigue como siempre, Bort… ya sabes
-Si ya veo, todo va bien.
-No todo. Por algo nos han llamado Artashir.
-Sí…
Llegaron hasta un lago que yacía en el bosque.
-Acamparemos aquí.
-Pero, ¿no has pensado en las criaturas que habitan en este bosque?
-Si que lo he hecho-respondió la chica con firmeza.
Dio un silbido a los cuatro vientos. Se oyó unos ladridos a lo lejos.
-¿¡Un perro?!
-No es un perro cualquiera. Me lo ha dado el brujo. Todavía no sé lo que puede llegar a hacer pero…
-¡Me estas diciendo de que nuestras vidas dependen de un miserable perro!
-Así es. Por cierto, se llama Bordk.
-Interesante nombre…

Artashir y Vena colocaron unos manteles sobre el suelo y se acostarón. Se despertaron al amanecer. Bordk aprovechó para dormir mientras Artashir y Vena se levantaban de sus respectivas camas.
-Que bien he dormido. Bueno hemos de seguir el camino, pero antes nos vendría bien un desayuno. ¿Que tal si vas a buscarlo “V”?- preguntó Artashir.
-¿Por qué no vas tú?, que tan caballeroso eres. Artashir
-Bueno…-carraspeó Artashir-De acuerdo.
Se levantó, se puso la chaqueta y, se colocó el sombrero.
Recogió el mantel y lo puso en una bolsa que llevaba.
-Bueno, iré a buscar comida… para mí solo.
Vena esbozó una sonrisa. Artashir cogió una espada y la introdujo en el bolsillo trasero de la chaqueta.
Empezó a caminar hacia la parte con más vegetación del bosque. Miro en los matorrales en busca de alimento pero lo que se encontró fue bayas y más bayas, venenosas, podridas, llena de insectos…
-Creo que me volveré. Hoy no habrá desayuno.
A lo lejos se empezó a escuchar zancadas a una velocidad muy rápida. Artashir sacó la espada y se preparo para atacar a lo que estuviera corriendo hacia él.
Algo saltó entre los matorrales y se posó en la cara de Altashir. Este se cayó al suelo e intento acuchillar al ser. Pero algo le impidió hacerlo.
-Guau…Guau…
-Estúpido perro…-murmuró
Artashir se levantó y dejó a el perro en el suelo.
-¿Qué haces aquí?
El perro giró la cabeza que señalaba a alguien que venía detrás.
-¿V?
-No creías que iba a dejar solo a un idiota como tú. A saber que habría pasado.
Vena sonrió.
-Seguro.


Pronto la actualizaré, espero que os haya gustado ^^
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado

Mostrar mensajes de anteriores:  

Todas las horas son GMT + 2 Horas
Página 1 de 1
Publicar nuevo tema

Cambiar a:  

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro